Concluye la tercera expedición a la Isla de diez turistas con discapacidad física de la mano de la ONG belga U-Turn, especializada en actividades en la naturaleza

7

A los participantes en la expedición de U-Turn les cambió la vida una vez: a uno de ellos hace algunos años por un accidente de coche que lo postró a una silla de ruedas; a otra persona, por nacer con falta de oxígeno que desembocó en una parálisis cerebral; a un chico por ser ciego de nacimiento… Y algo aparentemente intrascendente como venir de vacaciones a Tenerife se las ha vuelto a cambiar de nuevo: tras la experiencia, regresan diferentes a casa, con más autoestima y con ganas de vivir al máximo.

2

Cierto es que no se trató de un viaje cualquiera. No pararon en la Isla ni un minuto, y con sus sillas de ruedas o ayudados por voluntarios recorrieron un montón de kilómetros durante casi 10 días, del 13 al 22 de junio. Comenzaron su periplo en la playa de Porís de Abona, y a partir de ahí pasaron por lugares como Vilaflor, El Teide o Garachico. Fue mucho más que practicar deportes de aventura; en realidad pusieron a prueba sus límites y descubrieron que son capaces de mucho más de lo que creían.

“Tenerife es un lugar de vacaciones diverso y con opciones para todos, como muestra la expedición de U-Turn”, señala el consejero delegado de Turismo de Tenerife, Miguel Ángel Santos, quien añade que “los participantes, además de conocer los rincones de la Isla, viven una experiencia inolvidable que supone un antes y un después en su vida”.

Acompañando a los participantes todo un equipo de voluntarios, miembros de la organización, médicos y terapeutas. Junto a ellos, Barbara Bamberger, técnico del departamento de Promoción de Turismo de Tenerife, quien ha estado presente en las tres ediciones celebradas hasta ahora. La experiencia le ha impactado, y ha aprendido —ella también— que no hay nada imposible.

66

“A los participantes les cambia por completo la vida, y la experiencia vale muchísimo la pena. Ver cómo se superan día a día, no solo en lo físico sino también el cambio que se produce en su forma de pensar, es realmente increíble. Eso es lo que explica que la mayoría esté deseando repetir la experiencia”. Apunta Barbara que ella también ha cambiado, que es consciente “de los obstáculos que muchas veces nos autoimponemos y que, en ocasiones, solo están en nuestra mente”.

3

Ejemplos de esa superación en el grupo son todos, como el de un chico belga de 26 años. La primera vez que vino a la Isla realizó casi todo el recorrido en silla de ruedas. La segunda, a pie ayudado por dos personas. La última, no solo sin ayuda de nadie sino empujando él mismo las sillas de ruedas de otros participantes.

Stjin, de 24 años, tiene otra historia detrás. Es ciego, y solo oye por uno de sus oídos. Ha participado en los tres viajes de U-Turn a la Isla. La primera vez. en agosto 2013, no tenía ni idea de español. En el último lo hablaba casi perfectamente. Se había dedicado todo este tiempo a aprenderlo por sí mismo con libros en braille que encontró en la biblioteca de su universidad (es estudiante de Filosofía).

5

Sus palabras para un canal de televisión que los fue a entrevistar durante su estancia en Tenerife resume el espíritu de las expediciones de U-Turn: “Gracias a otros discapacitados que ven, puedo orientarme en el camino con sus indicaciones, a la vez que yo empujo sus sillas de ruedas. Y así logramos completar el viaje”. Como dos medias naranjas que se ajustan a la perfección, suplen mutuamente sus carencias y juntos forman un superequipo.

1

Turismo de Tenerife prestó su apoyo al viaje, en el que también colaboran el Área de Medio Ambiente del Cabildo, los ayuntamientos de Arico, Guía de Isora, Vilaflor y Garachico, el Parque Nacional del Teide, Protección Civil y Hospiten.

Leave a Reply

Your email address will not be published.