El viaje de la ONG U-Turn contado por una testigo directo

2

Todo comenzó en Junio 2013 cuando un chico belga se acercó a la oficina de Turismo de Tenerife para pedirnos ayuda con unos permisos de acampada, de subida al pico del Teide y algunas otras recomendaciones para un grupo que iba a traer de Bélgica.

Hasta allí todo era de lo más normal y cotidiano, pero cuando me explicó de qué clase de grupo se trataba no le podía creer. Me parecía algo imposible (palabra que ya no existe en mi vocabulario).  Incluso pensé que ese tío se había fumado algo (de hecho se lo pregunté); pero no, iba completamente en serio… Y de repente me vi envuelta en la preparación de un viaje de aventura extrema para personas con movilidad reducida junto con la ONG belga Project U-Turn de Glenn Crynen. El grupo estaba compuesto por personas con paraplejia y esclerosis, sordos, ciegos, con atrofia muscular, y chicos jóvenes que habían sufrido accidentes de coche y habían estado en coma (y que ahora solo pueden caminar con la ayuda de otra persona).

3

Preparamos la gran aventura que yo seguía pensando que iba a ser complicada de realizar, pero tras mi experiencia con ellos, me he convencido de que no hay nada que no se pueda hacer.

Siete días de caminata por Tenerife de costa a costa desde la Playa del Porís de Abona hasta la playa de Garachico, subiendo por Arico al Contador, cruzando el arranco del rio, pasando por Madre del Agua a Vilaflor, subida al pico del Teide (sí, al mismo pico), bajar desde el Chinyero hasta Garachico 16 km en constante bajada… Increíble.

1Todos y cada uno de ellos lo hizo, y lo más asombroso de estas personas es que los voluntarios que íbamos con ellos no ayudábamos prácticamente. Las personas con movilidad reducida se ayudaban entre ellos. El ciego empujaba la silla de ruedas y la persona de la silla de ruedas le indicaba si debía ir a la derecha o a la izquierda. La persona con atrofia muscular se apoyaba en el sordo y el ciego, y entre todos debían buscar la manera de cómo llegar a la próxima zona de acampada. ¡Ah sí! Y nada de lujos ni de hoteles, ni de camas blanditas y duchas calientes: ¡de acampada!

Bueno, esto fue en verano, pero volvieron en enero a la Isla, y por supuesto en esta ocasión fui la primera en acompañarles otra vez. Aproveché la ocasión para llevarme a mis hijos porque era consciente de que semejante lección de solidaridad y compañerismo no la iban a aprender en ninguna clase de español o matemáticas.

Así que volvimos a recorrer la isla con ellos durante siete días, y en esta ocasión ya estaba más que segura que si era posible. Y lo volvimos a lograr.

Este grupo de personas realmente sufre en algunos tramos y lo pasan verdaderamente mal, y sin embargo nunca pierden la sonrisa ni paran de hacer bromas y están siempre de buen humor. No sé como explicarlo con palabras. Solo con acompañar a estas personas un día uno se da cuenta de lo afortunado que somos las personas que no sufrimos de movilidad reducida, y vemos y oímos. Y si somos sinceros ¡que pocos problemas tenemos! y que nos quejamos por gusto muchas veces. Y ojo me incluyo….  Bueno ya no tanto, yo ya aprendí mi lección.

6Les doy unos ejemplos. Un chico joven que ha nacido ciego y prácticamente sordo. ¿Se imaginan en que mundo más solitario vive? No percibe su alrededor casi y es un encanto de chico. Le conocí en el primer viaje en verano y repitió ahora en enero, pues desde entonces hasta ahora se ha auto enseñado español, lo suficiente como para poder hablar y mantener una conversación. ¡Es un ejemplo tan claro de que lo imposible no existe! Hicimos una excursión en barco para ver los delfines y los cetáceos en la costa de los Gigantes y durante un momento el barco paró sus motores. Todos los que estábamos en el barco nos callamos para que Stjin, este héroe ciego y casi sordo, pudiera percibir el ruido de los cetáceos al respirar. No puedo explicar la cara de felicidad de este chico, expresaba tanta alegría y satisfacción. Fue sencillamente ¡alucinante!

Otro ejemplo: mi “chica duracell”. Fue en el viaje de verano. Amelli padece atrofia muscular, por lo que no puede caminar sola y debe apoyarse en dos personas. La acompañé durante la subida de Arico a la zona recreativa del Contador, 8 kilómetros en constante subida. Hacía un sol y un calor sofocante y yo estaba a punto de abandonar, pero claro, ¿quién se atrevía a decir nada al lado de estas personas que no abandonan jamás? Y llegó el primer pino con un poquito de sombra del recorrido, y le dije que si hacíamos una pausa. Ella solo me miró sonriendo, y dijo: ¡no!, ¡sigamos! De modo que continuamos, y así sucedió varias veces. Por eso la llamamos cariñosamente “chica duracell”.

Sven, ciego y fundador de esta ONG (en la foto de debajo con la chaqueta azul). Él dice que no ve, pero yo no le creo. Le he visto correr montaña abajo, escalar barrancos sin arnés, montar tiendas de campaña sin ayuda, coger mochilas en el aire para cargar la furgoneta y sin tocar a la persona al lado suyo o ni siquiera oírla hablar; siempre sabe quién está allí. Es una gran persona y está siempre de buen humor, el primero gastando bromas a todo el mundo.

7

Anita es otra mujer increíble. Es parapléjica, deportista nata, y sobre todo con una mentalidad luchadora que da miedo. La conocí en verano subiendo al Contador. Uno de los chicos de las sillas de ruedas no podía más y fuimos a ayudarle a subir la cuesta. Entonces llegó ella, la Sargento O¨Neill,  y nos preguntó que qué íbamos a hacer. Le dijimos que a ayudarle a empujar y nos contestó: “¿Por qué? ¿Acaso creen que este tío es discapacitado? ¿No ven que tiene dos brazos fuertes y sanos? ¡Que empuje, que él puede! “Ups”, pensé, y di un paso atrás. Ella se puso a su lado y le exigió que siguiera adelante. El chico continuó hasta el último tramo. Anita cogió su propia silla y la colocó detrás de la del chico, y le ayudó ella misma a subir la parte final. Arriba, a él se le saltaban las lágrimas de alegría de haberlo conseguido solo sin ayuda de nadie.

5

Sé que es complicado entender esto sin vivirlo, pero uno no se hace a la idea de lo capaces que son estas personas y de lo mucho que los encerramos en burbujas y los sobreprotegemos. Pueden valerse muy bien por sí mismos.

Otra persona que quisiera mencionar es Maarten. Un chico de 27 años que ha tenido un accidente de coche y estuvo algún tiempo en coma. Cuando despertó, los médicos le dijeron que no iba volver a caminar. ¡Craso error! Creo que a este médico lo deberíamos invitar la próxima vez.

En verano, Maarten se recorrió la isla en un 60% en silla de ruedas y el resto caminando malamente apoyado en dos personas o en una silla. Pero esta vez, haciendo el mismo recorrido, ¡no ha utilizado la silla! Se ha caminado la isla enterita, siempre apoyado en una persona, pero si lo comparo con el viaje de verano ha mejorado muchísimo. Y me ha dicho que su reto para el viaje de junio es apoyarse solo en una persona y en un bastón. ¡Ánimo campeón!

Así puedo seguir rellenando hojas y hojas con anécdotas y situaciones espectaculares que me han marcado y sobre todo me han abierto los ojos de que muchas veces los que más discapacitados somos las personas videntes, oyentes y sin problemas de movilidad reducida. Nos ponemos barreras donde no las hay.

8No puedo mencionar aquí a cada uno de ellos aunque se lo merecen pero si quisiera mencionar a Glenn Crynen y Julie Dirckx quienes organizan estos viajes. Dos personas encantadoras y humildes que hacen posible esta maravillosa experiencia.

9También me gustaría aprovechar para dar las gracias a Mercedes de Medio Ambiente por ayudarnos con los permisos y a los ayuntamientos de Arico, Vilaflor, Guía de Isora y Garachico que nos han ayudado incondicionalmente ofreciendo lugares para las acampadas, casas para dormir o simplemente nos han ofrecido agua al llegar. Gracias también a la Finca ecológica El Alma de Trevejo por la espectacular cena a la que han invitado a todo el grupo. Al teleférico por la ayuda dada para subir a todo el grupo y por último no quiero olvidarme de Jorge de Exotur quien llevó los chicos de un lugar a otro y nos ayudó en cada momento y nunca nos puso una pega en realizar otro trayecto del acordado, a todos ellos muchas muchas gracias! (si me olvido de alguien, no se me enfaden – gracias a todos por hacer esto realidad)

10La ONG está pensando en organizar un viaje para personas locales de Tenerife para que no se diga que esto sólo es para turistas, que no es así. Esto es para todos y en cuanto tengamos un programa hecho lo publicaremos e invitaremos a quien quiera que participe. Que los senderos de Tenerife no son solo para los turistas, personas que puedan caminar o ver o disfrutarlos en bici. SON PARA TODOS ¡!!

11Espero verles por allí y espero que de alguna manera haya podido trasmitirles lo increíble y gratificantes que son estos viajes….

¡Hasta la próxima aventura que yo ya les echo de menos!

Barbara Bamberger. Adjunta a la dirección de Promoción de Turismo de Tenerife.

One Response to "¿Hay algo imposible?"

  1. Lola  3 marzo, 2014

    Increíble vivencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.